Cookie Consent by FreePrivacyPolicy.com
datadista logo
PLAYA BURBUJA

Palomares, un secreto urbanizable

La desclasificación de documentos, el rastreo de los cables desvelados por Wikileaks e informes del Consejo de Seguridad Nuclear permiten rehacer la historia del accidente. No se hizo nada por la limpieza de la contaminación dejada sobre el terreno hasta que la burbuja inmobiliaria amenazó con poner a británicos a vivir en chalets con los cimientos hundidos en plutonio.

Documentos desclasificados, cables e informes del CSN permiten rehacer el accidente. Las alarmas no se reactivaron hasta que la burbuja inmobiliaria amenazó con poner a británicos a vivir en chalets con los cimientos hundidos en plutonio.

ANA TUDELA Y ANTONIO DELGADO
18 DE ABRIL DE 2021
pulsa para empezar
"No se ha registrado ninguna anormalidad hasta la fecha pese a que, como usted sabe, se quedaron en el terreno unos cuantos kilos de plutonio".

Carta de José María Otero Navascués, presidente de la Junta de Energía Nuclear, al ministro de Industria, Gregorio López Bravo.
13 de agosto de 1968
Descubierta por José Herrera Plaza en el Archivo General de la Administración, Alcalá de Henares.

"El Gobierno de España, en parte debido al boom inmobiliario a lo largo de la costa española, que ha convertido rápidamente Palomares en una comunidad con un alto número de británicos retirados, decidió en 2001 realizar nuevas mediciones para determinar el nivel de contaminación radioactiva. (...) Los resultados llevaron al Gobierno español a creer que la contaminación remanente podría ser más seria de lo que se había pensado".

Comunicado de la Embajada de EEUU en Madrid a la CIA, al comandante en jefe de las Fuerzas Aéreas de EEUU en Europa y al Departamento de Energía de EEUU. 7 de noviembre de 2006. Archivo Wikileaks

El 17 de enero de 1966, un bombardero estadounidense B-52 cargado con cuatro bombas termonucleares inició una operación de repostaje en vuelo sobre población civil. Al acercarse al avión nodriza KC-135, que hacía las veces de surtidor, algo salió mal. Las aeronaves colisionaron en el aire y sus restos acabaron esparcidos en cientos de hectáreas. Poco antes, las bombas se desprendieron. Desde ese día, lo ocurrido sobre Vera y la pedanía de Palomares, en Cuevas del Almanzora, pasó a llamarse en documentos de los Estados Unidos ‘el accidente español’. Hoy, gracias a la desclasificación de algunos de esos documentos, al rastreo de los cables sobre el tema desvelados por Wikileaks y a los informes del Consejo de Seguridad Nuclear reconociendo lo que sabían y lo que no es posible reconstruir la historia.

Cómo trató EEUU un accidente sobre una pedanía pobre, cómo hablaban de su gente y de las ventajas de que hubiera ocurrido en un país en dictadura y con la prensa capturada. Lo que supieron desde el primer momento y su convicción, más que motivada según demuestran los cables de Wikileaks, de que España jamás les exigiría nada, ni siquiera durante décadas de democracia.

No preocupó el desarrollo de la agricultura ni la excavación de suelos para construir dos grandes balsas de agua. El único motivo que llevó a revisar el nivel de contaminación de los suelos de la zona fue la burbuja inmobiliaria y el riesgo de que fuesen británicos quienes acabasen viviendo en un chalet unifamiliar con los cimientos hundidos en plutonio.

Capítulo I: El accidente (cómic) ››

Apoya a DATADISTA

Necesitamos tu ayuda para crecer y seguir investigando. Esta es la forma de hacer periodismo en la que creemos. Ahora puedes apoyar nuestro trabajo y recibir nuestra newsletter.

SUSCRÍBETE A DATADISTA